La niñez y adolescencia se caracterizan por ser etapas de crecimiento y cambios rápidos, por tal razón es importante que en estas etapas de vida se realicen pruebas o servicios preventivos. Laspruebas o servicios preventivosse refieren a una serie de evaluaciones y revisiones médicas que se hacen de manera periódica para ayudar a identificar posibles riesgos de la salud y del desarrollo, a prevenir enfermedades y a mejorar el cuidado de condiciones o enfermedades existentes.

Muchas enfermedades o condiciones no tienen síntomas durante sus etapas iniciales y sólo se detectan a partir de ciertos estudios o evaluaciones médicas. Esto significa que se debe visitar al pediatra cada cierto tiempo, de acuerdo a la edad del niño o adolescente, para realizarse las pruebas preventivas correspondientes. Niños menores de tres años de edad deben visitar a su médico más de una vez al año. Los mayores de tres años en adelante deben visitar al médico al menos una vez al año o según le indique su pediatra o médico primario.

 

Las principales pruebas o servicios preventivos para niños y adolescentes incluyen:

  • Cernimiento auditivo
  • Evaluación visual
  • Altura, peso e índice de masa corporal
  • Evaluación y cernimiento de salud oral
  • Vacunación
  • Muestras de sangre para conocer sobre:
    • Hemoglobina en sangre
    • Azúcar en sangre
    • Niveles de lípidos o grasas en sangre
    • Hierro en sangre
    • Plomo en sangre
    • Tuberculina
  • Cernimiento del desarrollo (ASQ-3)
  • Cernimiento de autismo (MCHAT)
  • Cernimiento de depresión (PHQ-9)
  • Cernimiento de conducta de riesgo de alcohol y drogas (CRAFFT)
  • Riesgo de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)

 

Al visitar al pediatra o médico primario, anota las preguntas o preocupaciones que tengas respecto a tu hijo,  esto ayudará a tener una consulta más efectiva con el médico. Pregúntale con qué frecuencia debes llevar a tu hijo y qué pruebas o servicios preventivos debes hacerle, de acuerdo a la edad. Recuerda llamar o visitar al médico primario en cualquier momento en que tu niño o adolescente luzca enfermo o cuando tengas alguna preocupación acerca de tu salud o desarrollo físico o emocional.