Estar preparado para los embates de un fenómeno atmosférico, debe ir más allá que abastecerse de baterías. La experiencia de eventos catastróficos recientes en Puerto Rico y a nivel mundial, apunta a que la preparación debe ser más abarcadora.

Como parte de la iniciativa Prepárate con MMM, en colaboración con Ada Monzón, meteoróloga, te ofrecemos cinco recomendaciones clave para considerar en tu plan de preparación. A diferencia de como ha ocurrido en el pasado, la preparación esta vez debe ser continua. Se trata de no esperar al día antes de que se anuncie una tormenta o huracán, si no a que estemos preparados todo el año, aunque en los días más cercanos al evento, se refuercen los planes de contingencia. ¡Veamos!

Inventario
Antes de salir a comprar, haz un inventario detallado de qué cosas tienes en tu casa que puedan ayudarte durante una emergencia. Ve a los clósets, alacena, armarios, cuartos, marquesina, e identifica qué puede ser útil. Anótalo en una lista y ubícalo en una caja o área designada. Por ejemplo, soga, comida enlatada, baterías, abanico, radio, linternas, vasos y platos sanitarios, envases grandes en los que puedas coger agua, desinfectantes, detergentes, fósforos, repelente de mosquitos, entre otras. Si tienes generador eléctrico, evalúa si tienes aceite, envases aprobados para gasolina, y si es posible, las instrucciones de uso, así como piezas nuevas que puedas sustituir por si se daña durante los días posteriores a la emergencia.

Medicamentos
Habla con tu médico acerca de cómo puede suplirte los medicamentos que necesitas por un período de tiempo más largo, como por ejemplo, para 90 días. Pregúntale además qué consideraciones específicas debes tener de acuerdo a tus condiciones de salud. Aprovecha para mostrarle todos los medicamentos que estás tomando, incluyendo las vitaminas, suplementos o productos fuera de recetario. Es una buena oportunidad para evaluarlos y determinar si es necesario eliminar, añadir o hacer alguna modificación en dosis. Como parte del Inventario que realizarás, ve a tu botiquín o la “gaveta de las medicinas”, desecha todo aquello que esté expirado, haz una lista de lo que tienes y consulta con tu médico. Verifica también si tienes los equipos necesarios en funcionamiento como máquina de presión arterial (de batería), máquina de tomar el azúcar, insulina y en qué guardarla (si padeces de Diabetes), así como cualquier otro equipo necesario para mantener tu condición bajo control. Evalúa si tienes vendaje, curitas, agua oxigenada, e incluso una pequeña aguja e hilo en caso de que tengan que coser una herida menor durante la emergencia.

Agua potable
Comienza a almacenar agua potable, idealmente considerando la fórmula de: un galón por persona, por día, por 10 días. Es decir, si en tu casa residen 4 personas y el plan debe realizarse para evitar lo más posible salir de la casa por al menos 10 días, debes tener mínimo 40 galones. Éstos los puedes ir utilizando según los consuman en la semana e ir reponiéndolos para tratar de mantener la cantidad deseada. En caso de que durante la emergencia se suspenda el servicio de agua potable, ten en cuenta que puedes ya sea hervir agua de lluvia de contenedores, y/o echarle varias gotas de “clorox” por galón.

Manejo del estrés y la incertidumbre
Es normal sentir preocupación e incluso ansiedad ante un fenómeno atmosférico del cual no tenemos la certeza de qué tan fuerte será y cómo nos impactará. No obstante, reforzar nuestras destrezas de afrontamiento ante este tipo de eventos, nos ayudará a mantener la calma y estar más serenos para resolver las situaciones que surjan como parte del mismo. Establece un plan de comunicación familiar, para que sepan dónde encontrarse y a cuántos días de pasada la emergencia intentarán reunirse. Esto ayudará a evitar la ansiedad de querer salir inmediatamente a ver a tus familiares o a comunicarles que estás bien. Hablen del tema, compartan ideas y establezcan un acuerdo. Importante: evalúa qué factores fueron los más que te causaron estrés durante estas pasadas emergencias, si aún hay aspectos que no has sanado, date la oportunidad de hablar sobre el tema y buscar ayuda profesional.

Chequeo médico
Es esencial procurar mantener tus condiciones de salud bajo control durante la emergencia. Para ello, la preparación es clave. Asegúrate de tener tus pruebas preventivas y chequeo médico anual al día, aunque no tengas síntomas o te sientas bien. De esta manera se puede identificar y tratar a tiempo cualquier síntoma oculto que se esté presentando, y evitar complicaciones durante una emergencia. Pasadas al menos dos semanas de la emergencia, coordina visitar a tu médico para realizarte un chequeo en caso de que necesites consultarle acerca de nuevos síntomas. Una vez se reestablezcan las comunicaciones, recuerda que como afiliado de Medicare y Mucho Más (MMM) tienes acceso a Haciendo Contacto. Es una línea de ayuda por teléfono, la cual puedes aprovechar para preguntar cómo manejar tus síntomas, qué hacer desde tu casa para mantenerlos en control, y servirte de guía para indicarte a dónde acudir en caso de que tengas que salir de tu hogar a buscar atención médica de urgencia o emergencia.

Continuaremos informándote y ayudándote a minimizar las complicaciones asociadas al paso de fenómenos atmosféricos, con Prepárate con MMM y Ada Monzón. ¡Mantente atento a éste tu blog www.siemmmpresaludable.com

Lee más aquí sobre cómo establecer tu plan: https://siemmmpresaludable.com/bienestar/preparate-con-mmm/