La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce el impacto que tiene la demencia, tanto en los familiares como en los cuidadores de las personas que padecen de este tipo de condición. Hay muchos tipos de demencia y el Alzheimer quizás la más reconocida, es una de ellas. Cuando hablamos de demencia, nos referimos a un síndrome que afecta los procesos cognitivos de forma progresiva. No en todos los casos se van a presentar los síntomas de la misma forma, aunque sí puede haber unos denominadores comunes como lo son confusión, pérdida de la memoria, desorientación, dificultad para realizar cálculos, cambios marcados en el comportamiento, así como distorsión en el pensamiento en general.

 

En muchos casos la persona afectada requerirá estar acompañada en todo momento por alguien que pueda asistirle de forma paciente en sus cuidados, aseo personal, administración de medicamentos, entre otros. El aspecto sentimental es abrumador principalmente para los familiares, quienes comienzan a comprender en etapas más avanzadas que la persona pierde memorias importantes, así como su noción del tiempo y ubicación.

 

Como parte de los esfuerzos de educación y prevención en las condiciones de salud mental y aprovechando el mes de septiembre en el que se lleva un mensaje de concientización sobre el Alzheimer, el Dr. Fernando Calderón, psiquiatra y Vicepresidente Clínico de Salud Mental Integrada de Medicare y Mucho Más (MMM), destacó que es importante mencionar que el diagnóstico de una condición como la demencia tipo Alzheimer debe ser realizado por un profesional de la salud, ya sea neurólogo o psiquiatra. Un psicólogo o trabajador social también pueden ser elementos clave en el equipo de profesionales, identificando cambios relacionados a la demencia. “Los familiares o allegados deben evitar intentar diagnosticar ellos mismos. La familia sí será muy útil para proveerle al médico la información, historial y observaciones, pero es el médico el que debe confirmar si el paciente reúne los criterios necesarios para el diagnóstico”, añadió el psiquiatra ante la preocupación de que en ocasiones la familia puede comenzar a tratar a un adulto mayor como si tuviera la condición cuando realmente la persona solo está presentando ciertos olvidos que pueden ser catalogados como normales dentro del proceso del envejecimiento.

 

El estilo de vida y el Alzheimer
Aunque no hay una garantía empíricamente comprobada de que no se padecerá de alguna condición, sí las investigaciones apuntan a que los estilos de vida influyen en el desarrollo o no de éstas. “Llevar un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir o retrasar los síntomas de condiciones de salud física y emocional, incluyendo el Alzheimer. En el caso del Alzheimer por ejemplo, un estilo de vida saludable y estrategias de estimulación cognitiva pueden retrasar la aparición de los síntomas. Esto se debe principalmente a que a través de estas actividades se activan procesos cerebrales que ayudan a que la persona experimente mayor bienestar, piense con más claridad y por ende, se contrarresten (aunque no implica que se curen) las deficiencias cognitivas asociadas a condiciones de salud mental”.

 

MMM ofrece recomendaciones para la prevención y manejo de demencias:

-Chequeos médicos al menos 3 veces al año como mínimo. En caso de presentar síntomas asociados al Alzheimer, un diagnóstico temprano puede ayudar a evitar complicaciones posteriores.

-Realizar actividad física al menos 4 veces a la semana, o idealmente todos los días. Evitar el sedentarismo.

-Estimular la mente a través del razonamiento, la lectura, cálculos matemáticos, rompecabezas, juegos de memoria, juegos de mesa y/o de cartas, trabalenguas, identificar las fotos por nombres y lugares, aprender algo nuevo, y el diálogo e intercambio de información con amigos y familiares.

-Socializar de forma continua ya sea a través de centros de entretenimiento, iglesia o trabajo voluntario.

-Llevar una alimentación saludable y mantener un peso corporal adecuado.


Los cuidadores del paciente con Alzheimer
MMM les ofrece a los cuidadores de sus afiliados, sin costo, ingresar al Programa de Cuidadores. Este programa les brinda apoyo emocional por parte de profesionales de la salud mental. El cuidador puede llamar si se siente abrumado por sus responsabilidades diarias con el paciente, para ofrecerle asistencia y dirección. Cuenta además con talleres educativos, servicio “expreso” al visitar cualquiera de las oficinas de MMM alrededor de la Isla así como una línea directa con Servicios al Afiliado para asegurar un servicio más rápido y dirigido a sus necesidades particulares como Cuidador. Afiliados de MMM o sus cuidadores autorizados, pueden comunicarse al 1-855-622-5606 para más información, de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 6:00 p.m.