Todos los años el regreso a clases supone ser un gran reto. Tanto padres como abuelos, se ven de tienda en tienda comprando los artículos requeridos por la escuela o colegio de sus niños, así también para los universitarios. La organización es clave para lograr conseguir todo lo necesario y evitar gastar mucho. Para ello, lo mejor es ir tachando en la famosa listita y acomodar todo en un mismo lugar hasta completar la tarea.

Ahora, ¿es solo en los meses de verano que se compran los artículos escolares? La experiencia dice que no. Y a eso vamos. Aprendamos de años anteriores en los que se repite la historia…cada semana hay que ir a la megatienda, school supply o a la farmacia de la esquina para comprar materiales para proyectos o asignaciones. Se gasta más, se pierde tiempo y muchas veces hasta la paciencia.

Así que, la idea es que este año puedas nutrirte con los materiales indispensables con tiempo y evites los altos costos de buscar materiales a último minuto cuando no es una opción buscar el precio más económico, sino comprar lo que haya disponible para resolver de inmediato.

Dividamos esta idea en 5 pasos simples, rápidos y prácticos.

  1. Haz una lista de esos materiales que usualmente le han pedido a los niños para proyectos o asignaciones. Por ejemplo, incluye desde cartulinas, láminas de diferentes animales, flores, países, libro de mapas, hasta el disfraz para el día de las profesiones y materiales para decorar un sombrero de pascuas.
  2. Si puedes comprarlos junto al resto de los materiales requeridos para el comienzo del semestre, aprovecha de una vez. Otra opción es que los vayas adquiriendo poco a poco; aprovechando cuando los veas en especial.
  3. Identifica un cajón en el que puedas ubicar estos materiales. La idea es que cuando llegue el proyecto, ya los tengas en casa disponibles y solo sea cuestión de prepararlo. Todo debe estar en el mismo lugar… ¡porque muchas veces se pierde tiempo también tratando de encontrar lo que necesitas por todos los rincones de la casa!
  4. Reemplaza lo utilizado. Si ya usaron las cartulinas, recuerda conseguir nuevamente y ubicarlas en el cajón…más adelante en el semestre pueden necesitar otra vez. Si no se usan, ¡de igual manera serán útiles para el próximo año escolar o incluso para manualidades en casa!
  5. Permite la creatividad. No todo tiene que ser comprado o nuevo. Evalúa del material que tienes en casa, qué puede ser útil para decorar o preparar proyectos de ciencia, maquetas o cartulinas para presentaciones orales. Por ejemplo, cajas de cartón, bolsas de regalo, tissue paper, sorbetos, rollitos de cartón del papel sanitario y del papel toalla, entre otros envases o artículos reciclables.

Pon en práctica esta nueva idea y si te ahorra tiempo, dinero y viajes de último minuto en medio de la cargada rutina de la semana, ¡comparte tu experiencia con otros padres o abuelos para que también puedan implementarla! Éxito a ti y a los chicos en este comienzo del próximo año escolar.