Entiende las diferencias y conoce cómo enfrentar ambos casos

Como cuidador de un adulto mayor, llevas muchas responsabilidades, entre ellas, ser el punto de contacto cuando algo no anda bien con su salud. Pero en esos casos donde hay algún padecimiento o manifestación física fuera de lo normal, saber diferenciar entre lo que puede ser una urgencia médica versus una emergencia de salud es crucial para que tu ser querido reciba el tratamiento adecuado con prontitud.

Griselio Muñiz Lara, consultor de la red de urgencias de Medicare y Mucho Más (MMM), explicó la diferencia principal entre una urgencia y una emergencia.

“La diferencia más importante es que, en el caso de las emergencias, la persona puede perder la vida, alguna extremidad o tener un daño permanente. En el caso de las urgencias, es una situación que requiere atención médica, pero la vida de la persona no está en peligro”, aclaró Muñiz Lara.

Algunas de las señales que nos pueden ayudar a identificar una emergencia son vómitos severos, asfixia, dolor de pecho, desmayo o pérdida del conocimiento, o un sangrado que no se detiene.

Entre las manifestaciones de una urgencia podemos ver fiebre, indigestión estomacal, caídas leves o náuseas.

 

Enfrenta la emergencia y la urgencia
De acuerdo con Muñiz Lara, en caso de tener una urgencia y que la oficina del médico primario no esté disponible, los afiliados de MMM pueden asistir a una de las 96 salas u oficinas conocidas como Centros de Apoyo de Medicina Primaria o CAMP. Como parte de esta alternativa se incluye oficinas médicas que están abiertas hasta tarde en la noche y las salas de urgencias que no están atadas a un hospital y que ofrecen servicios, algunas las 24 horas, incluyendo radiologías y laboratorios.

Pero si nos encontramos con una emergencia, se debe llamar de inmediato al 9-1-1 para que el paciente sea transportado lo antes posible a un hospital si el paciente no puede llegar hasta la facilidad más cercana. El consultor enfatizó la importancia de tener a un cuidador que pueda conducir al hospital, de manera que no tengan que esperar por la ambulancia.No obstante, si se trata de un dolor de pecho, se aconseja ir en ambulancia para que el paciente sea estabilizado y pueda recibir tratamiento de camino al hospital.

Ser un cuidador de adultos mayores no te hace experto en salud y puede ocurrir que confundas una emergencia con una urgencia. Por esta razón, Muñiz Lara señaló que, pueden tener la tranquilidad de saber que en el caso de llegar a una sala de urgencias con una emergencia, se transporta al paciente al hospital más cercano.

Actualmente es importante reforzar que el hecho de que se atienda la emergencia o la urgencia en una facilidad u oficina, no significa que esto sustituye la visita al médico primario.

“Estos centros están disponibles para ayudar a los médicos primarios a aumentar el acceso de disponibilidad de servicios para los afiliados las 24 horas. Sabemos que eso es humanamente imposible y por eso creamos los centros de apoyo, pero en ningún momento el servicio en el centro reemplaza el seguimiento con el médico primario”, explicó Muñiz Lara.

Asimismo, recalcó que no se debe esperar a tener una complicación de salud para identificar dónde se buscará ayuda.

“Es bien importante tener un plan establecido y conocer la ubicación de los Centros de Apoyo de Medicina Primaria. Además, en la parte posterior de la tarjeta del plan de los afiliados hay un número de consultoría donde hay personal clínico las 24 horas disponibles para orientarlos y decirle a dónde deben ir y qué deben hacer”, indicó el consultor.

Asimismo, MMM también cuenta con una aplicación móvil que informa cuál es la sala de urgencias más cercana.