A diferencia de una tormenta o huracán, en cuyo caso hay maneras de prepararse con anticipación, el impacto de un terremoto suele no dar señales evidentes de alerta. No obstante, a pesar de que no se sabe cuándo puede ocurrir uno, sí hay acciones que pueden hacerse de manera precavida más aún cuando hablamos de pacientes encamados, que en muchos casos, no podrán protegerse por sí mismos.

Como Cuidador, familiar o vecino cercano de una persona encamada, toma en cuenta estas recomendaciones, ¡que pueden salvar vidas!

Antes

  1. Reevalúa la posición de la cama y alrededores. La cama no debe estar al lado de ventanas, armarios, espejos, cuadros grandes u otros objetos que durante un temblor o terremoto puedan desprenderse y caer sobre la persona en cama.
  2. Habla con la persona encamada, sus familiares cercanos y sobre todo, con sus vecinos. Son éstos, los que primero pueden llegar a rescatarle. Procuren rotular áreas importantes como por ejemplo, donde están las llaves de acceso y/o válvulas para el agua y gas; así como dejar cerca las herramientas que se necesitarían (si alguna) para cerrarlas en una emergencia. También, las salidas y la ruta ideal de desalojo.
  3. Determinen una señal de alerta para utilizar en caso de que la persona quede atrapada. Puede ser un silbato (pito), una campana o alarma que opere con baterías. Esto tiene que estar siempre amarrado a la cama o debajo de la almohada; en todo momento. De ser posible, ubiquen una lámpara de emergencia que se active durante la misma y sirva de aviso para el personal de ayuda que pase por la zona.

Durante

  1. Cubrir la cabeza es lo más importante. Si la persona no puede moverse para pararse de la cama y cubrirse debajo de alguna mesa o silla, debe al menos protegerse la cabeza con almohadas, o con sus propios brazos.
  2. Si tú como Cuidador estás en ese momento con la persona encamada, asegúrate de cubrir su cabeza con almohada e inmediatamente cúbrete tú también. Si es posible debajo de una mesa, silla, o en una esquina. Protegerte tú será clave para tener la oportunidad luego de poder asistir a la persona encamada en caso de que quede atrapada. 

Después

  1. Será clave hacer ruido para que le escuchen, utilizando el silbato o el mecanismo que se haya designado para estos propósitos. No se recomienda gritar, pues esto puede provocar que se absorban grandes cantidades de polvo como producto de los derrumbes que hayan ocurrido.
  2. Mantener la calma en lo que llegan con ayuda al rescate. Es momento de confiar en que el plan de rescate que hayan acordado con familiares y vecinos, funcionará.
  3. De tener agua cerca, es importante mantenerse hidratado aunque no se pueda comer por un lapso extenso de tiempo.

 

¿Es necesaria una mochila de seguridad para los pacientes encamados?  Sí. A pesar de que la persona esté acompañada en todo momento o la mayor parte del tiempo, la magnitud de un temblor o terremoto puede incluso dejar incomunicadas a dos personas dentro de una misma casa. Puede darse el caso también, de que el temblor o terremoto ocurra en un momento en que el Cuidador no esté presente.  De modo que, una mochila de seguridad que contenga lo esencial para al menos un par de día, puede salvarle la vida a una persona encamada en lo que es rescatada por un familiar o vecino. La mochila debe estar ubicada en un lugar de fácil acceso para el paciente, al lado o debajo de la cama con algún cordón que pueda halar hasta subirla a la cama. Debe contener agua, comida enlatada, medicamentos básicos, linterna y radio con batería, vendaje y gazas para curar cualquier herida leve.

Continúa atento a las recomendaciones de Prepárate con MMM.