Considera aportar a la vida de tus padres un nuevo miembro de cuatro patas

Quizás tus papás han disfrutado toda su vida de los beneficios de tener una o varias mascotas como parte de la familia. O por otro lado, quizás llegó el momento de que, en esta nueva etapa de sus vidas, se conviertan en animal lovers.

Darle hogar a una mascota le cambia sin duda la vida a ese animal, que contará con alguien que le cuide, proteja y satisfaga sus necesidades. Pero no solo es esa vida la que se transforma: estudios reseñados en la guía Los Animales de Compañía y la Salud de los Adultos Mayoreshan demostrado que tener una mascota ofrece muchos beneficios para la persona, particularmente en la etapa de la vejez. Algunos de estos son:


Combaten la soledad. 
La mascota viene a llenar vacíos emocionales resultado de la pérdida de seres queridos, la salida de los hijos del hogar de sus padres, pérdida del empleo, retiro, entre otros factores que se suelen experimentar principalmente los adultos mayores.

Dan significado a la vida. La compañía constante de la mascota puede devolver el sentido de la vida y convertirse tanto en un elemento de entretenimiento como dar un sentido de responsabilidad, volver a sentirse activo y útil.

Proveen seguridad. Pueden servir de guardianes en el hogar para alertar de algún ruido o persona extraña que se acerque a la vivienda.

Sirven de guía. Pueden proveer dirección y soporte, no solo para personas no videntes, sino también para aquellas que comienzan a tener dificultades de la vista como característica propia de la edad.

Promueven la actividad física. El sedentarismo está asociado con condiciones como la obesidad, presión alta y diabetes, entre otras. Crear el hábito de salir a caminar para pasear la mascota todos los días puede ayudar significativamente a la persona de mayor edad a mejorar su condición de salud física y mental.

Mejoran el estado de ánimo. Habrá más sonrisas y apretones con una mascota en casa. Sobre todo, si se trata de un perro cariñoso con su amo. Ya sea jugar con la mascota o simplemente sentir su compañía, puede mejorar y cambiar el estado emocional de una persona, sintiéndose acompañado, útil y querido.

Invitan a socializar. Salir a pasear la mascota puede ayudar a hacer nuevas amistades. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Australia Occidental encontró que dueños de mascotas reportaron que conocen a más personas en su vecindario a causa de su mascota. Adicional, más del 80 % de los dueños de perros encuestados reportaron que conversan con otras personas cuando salen a pasear a sus perros.

Alivian el estrés. Tener una mascota y cuidar activamente de esta puede relacionarse con un sentido de bienestar, lo que a su vez ayudará a mantener controladas condiciones asociadas al estrés, como la presión arterial. Hallazgos de un estudio publicado en la revista arbitrada International Psychogeriatricsen el 2006 sobre las intervenciones asistidas por animales para personas mayores con demencia mostraron una marcada reducción en la agitación y la agresión, así como un impacto positivo en el comportamiento social.

El duelo y las mascotas en la tercera edad
Las personas de edad avanzada suelen ser más propensas a experimentar procesos de duelo de forma continua, expresó el doctor José Ortiz, psiquiatra y director médico de Salud Mental de Medicare y Mucho Más (MMM). En la medida en que la expectativa de vida continúe en aumento, tendremos adultos mayores que pueden experimentar, por ejemplo, tanto la pérdida de su pareja como la de un hijo. Cuando se sufre más de una pérdida a la vez, puede resultar para algunos muy difícil de manejar.

“Tener la compañía de una mascota, con el sentido de pertenencia que eso conlleva, además de la responsabilidad y el propósito de levantarse todos los días a alimentarle, pasearle o meramente escucharle, puede ser un gran estímulo positivo para quien está atravesando un proceso de pérdida de un ser querido u otro suceso que impacte su estado emocional”, explicó el doctor Ortiz.

El especialista agregó que a pesar de que muchas personas de edad avanzada contarán con la fuerza para afrontar una pérdida por el cúmulo de experiencias vividas y su sabiduría, hay personas que pudieran presentar un duelo complicado, sobre todo si padecen de condiciones de salud mental preexistentes, como la depresión.

“Si nuestros viejos se muestran desesperanzados, solos, tristes y con pocas o ninguna razón para continuar viviendo luego del fallecimiento de su cónyuge, se hace aún más necesario integrar diversas estrategias de apoyo, además del tratamiento médico y psicológico, y una de ellas puede ser la interacción con animales y mascotas”, puntualizó el director médico de MMM.

Para más artículos como este, puedes leer:
“Más que mascotas, son tu mejor medicina contra el estrés”
: https://siemmmpresaludable.com/cuidadores/mas-que-mascotas-son-tu-mejor-medicina-contra-el-estres/