Las razones por las cuales una persona comienza a pensar en terminar con su vida, pueden ser muy variadas. En ocasiones, estos pensamientos surgen como parte de trastornos del estado del ánimo, como parte de las manifestaciones en casos de adicción e intoxicación por sustancias, y también por golpes fuertes de la vida como lo son pérdidas o decepciones.

De lo que nadie quiere hablar
El tema del suicidio muchas veces es un tabú. Quiere decir, que se evita hablar sobre esto por creencias falsas o mitos acerca de este tema. Entre ellas, pudiéramos mencionar las siguientes cinco:
• Pensar que hablarle sobre el suicidio a una persona puede darle la idea de querer hacerlo
• Temor a cómo la persona reaccionará si se le pregunta
• Desconocimiento sobre qué recomendaciones dar
• Coraje hacia ese familiar o amigo porque no se está de acuerdo con su forma de ver la vida o enfrentar los problemas
• Minimizar los sentimientos de una persona, y pensar que nunca tendría el valor de quitarse la vida aunque lo haya expresado

Recomendaciones para estar alertas ante señales de riesgo suicida
• Conoce cuáles son las señales de alerta (puedes hacer clic aquí)
• Procura validar tu percepción. Por ejemplo, si notas que la persona está muy desesperanzada y hace comentarios sobre querer terminar con todo, pregúntale si está queriendo decir que desea morirse.
• Escucha empáticamente a la persona. No es recomendable interrumpirle o juzgarle mientras se desahoga y te expresa sus tristezas y preocupaciones.
• No te exijas a ti mismo entender o estar de acuerdo con la perspectiva de la otra persona. Esta persona puede estar pasando por un momento muy difícil en su vida, o incluso estar fuera de la realidad, y lo importante es buscar los recursos profesionales disponibles para ayudarle a salir de la crisis. No es buen momento para argumentarle o para juzgarle indicándole que no tiene la razón.
• No te eches toda la responsabilidad encima. Al estar cerca de una persona con ideación suicida puedes ser de gran ayuda para canalizar la situación con profesionales de salud mental o a través de una sala de emergencias. Pero, no trates de manejar la situación tú solo un día tras otro, sin pedir ayuda profesional.
• Ofrece tu apoyo genuinamente. No tienes que ser experto ni usar las mejores palabras. Sólo ofrece aliento, esperanza y enfatízale que le ayudarás a conseguir apoyo para encontrar las soluciones a cualquiera que sea su problema.

Hay muchas razones por las cuales vivir. Seamos apoyo para quienes van perdiendo esas razones y comienzan a tener una perspectiva pesimista ante sí mismos y ante el mundo a su alrededor.

Para conocer más sobre este tema, las señales de alerta, qué puedes hacer y números de teléfono para ayuda, haz clic en este enlace en el que incluimos valiosa información:
https://siemmmpresaludable.com/bienestar/prevencion-del-suicidio/