Al llegar el momento en que se invierten los roles y los hijos asumimos o colaboramos en el cuidado de la salud de nuestros padres, afloran dudas en torno a qué hacer para la prevención de enfermedades y brindar calidad de vida para ellos.  Ante esta responsabilidad, hay cuatro elementos de gran importancia que se deben considerar para promover su bienestar físico y emocional:

  1. Su estilo de vida
  2. Su responsabilidad con los tratamientos médicos
  3. La prevención de complicaciones
  4. Su manejo emocional y mental

“Es una responsabilidad inmensa y de mucho compromiso el cuidado de nuestros padres, por eso lo más importante es apoyarlos y tener acceso a información sobre qué tenemos que hacer para proteger su salud física y emocional  en todo momento.  Elementos como la actividad física, la socialización, asegurar que vayan a sus citas de seguimiento y que tomen sus medicamentos correctamente, pueden hacer una diferencia en su calidad de vida y longevidad”, reiteró el Dr. Diego Rosso, Principal Oficial Médico de MMM.

En este proceso de establecer y seguir el plan de cuidado adecuado, es vital el rol del médico y del plan de salud, como  colaboradores que coordinan los servicios y tratamientos de acuerdo a las necesidades particulares de cada paciente. En la medida en que se establece una estrecha relación con el equipo de profesionales de la salud, podemos experimentar cómo la calidad de cuidado se enfoca en la prevención y control de condiciones, considerando no sólo el aspecto físico si no también el social.  “Para lograr la calidad de cuidado que los pacientes necesitan, en MMM hemos desarrollado una serie de programas y herramientas que atienden la raíz de las necesidades de nuestra gente, en su mayoría de 65 años o más, como por ejemplo:

  • La prevención con programas enfocados en identificar y monitorear cuáles son las medidas preventivas que les corresponden,
  • Manejo y control de condiciones crónicas, como la Diabetes, con programas de telemonitoreo y educación directa a los afiliados y cuidadores.

Hoy día, un plan de salud tiene que ser mucho más que una tarjeta para mantener a los afiliados saludables y disfrutando de la calidad de vida que merecen”, destacó Dr. Rosso.

Sobre los factores que los familiares deben tener en cuenta, destacó la importancia de asegurar que ese adulto mayor tenga un estilo de vida activo. “La actividad física es vital. Mantenerse en movimiento, ya sea caminando o realizando ejercicios de bajo impacto, mejora  la estabilidad y la fortaleza. Cosas tan sencillas como el baile ayudan no solo a prevenir caídas y fortalecer el cuerpo, sino que también promueven la socialización y reviven el espíritu”.

Sobre el tratamiento clínico, es importante velar por el cumplimiento de citas, la administración de vacunas, así como conocer los medicamentos que toma el adulto mayor. Es importante buscar herramientas y servicios que ofrece el plan de salud, para facilitar el monitoreo constante de una manera abarcadora y simple, aseguró el portavoz.

Como cuidador, para ayudar a mami o familiares a prevenir enfermedades y disfrutar de una mejor calidad de vida, la selección de un plan de salud que cuente con todos estos elementos y servicios permitirá tener la tranquilidad que necesitan. Para conocer más sobre este tema, llama al 1-877-622-5609 (libre de cargos), lunes a domingo de 8:00 a.m. a 8:00 p.m..