Exponerte a nuevas experiencias puede aportar a tu bienestar físico y emocional

El aprendizaje ya no aplica solo al escenario de niños en una escuela: se ha demostrado que aprender cosas nuevas no tiene edad. Este nuevo escenario de personas de edad avanzada aprendiendo o redescubriendo todo tipo de cosas se asocia con lo que se conoce como plasticidad cerebral.

La plasticidad cerebral se refiere a la capacidad que tiene el cerebro humano —sin importar la edad— para crear nuevas conexiones con las experiencias que se viven en el entorno, explica un artículo publicado en la revista arbitrada Psychology and aging.

Dichas conexiones se van desarrollando en la medida en que la persona se expone a nuevas vivencias. Algunas nuevas experiencias podrían ser aprender una rutina de baile o de ejercicios, tejer o a hacer una manualidad, cuidar de los nietos o bisnietos, conocer nuevos lugares, intercambiar ideas con otras personas o leer.

De hecho, una investigación publicada en la revista arbitrada Journal of the American Geriatrics Society sostiene que personas de edad avanzada que comienzan a presentar dificultades cognitivas leves pueden lograr una mejoría en su memoria y habilidades de la vida diaria con programas de estimulación cognitiva e intervenciones psicosociales.

Así pues, está comprobado que al cerebro hay que estimularlo para que continúe aprendiendo, recordando y creando.

Redescubrir el cuidado de la salud después de los 65

En la etapa de la adultez mayor, el cuidado de la salud toma mayor prioridad, sobre todo el tratamiento preventivo y las pruebas de rutina recomendadas para mantener controladas las condiciones de salud, que con la edad pueden representar un mayor riesgo.

Para Zamely Millán Gutiérrez, educadora en salud de Medicare y Mucho Más (MMM), el punto de partida para descubrir nuevas pasiones o retomar pasatiempos que aportan a la plasticidad cerebral es llevar estilos de vida saludables. Para esto, recomienda tener como aliado principal al plan de salud.

“En la medida en que nuestros adultos mayores cuenten con un plan de salud que se ocupe por ellos, tendrán más tiempo para disfrutar de esta nueva etapa de su vida. El plan de salud debe atender sus necesidades y hacerle la vida más fácil, ayudándoles a coordinar sus citas, recordándoles las pruebas preventivas que deben hacerse cada año y apoyándoles para mantener en control sus condiciones de salud”, afirma Millán Gutiérrez.

Si los 40 son los nuevos 30, ¿los 65 serán los nuevos 50? La realidad es que la edad no determina nuestro estado de salud: cada persona tiene la capacidad de vivir nuevas experiencias según sus intereses, condición física y emocional. Ahora, solo tienes que lanzarte y preguntarte si estás listo para aprender y redescubrir.